Fortalecimiento de las capacidades institucionales locales y la resiliencia de las comunidades Wayuu afectados por El Fenómeno del Niño, en el Departamento de La Guajira. 2016 - 2017

Proyecto: “Epijalee”, en Wayuunaiki significa en castellano “Lugar de Bienestar”.


Objetivo: El proyecto busca fortalecer las capacidades de las instituciones locales, y mejorar la seguridad alimentaria y nutricional, el acceso a agua segura, y fortalecer los medios de subsistencia agropecuarios de las comunidades Wayúu afectadas por el fenómeno del Niño del municipio de Uribia, Departamento de La Guajira.   

 

ZONA DE INTERVENCIÓN

Departamento de La Guajira – Municipio de Uribia

FAMILIAS PARTICIPANTES

Familias cerca de 900

Comunidades: 26

 

Contexto:

El Departamento de la Guajira está situado al noreste de Colombia, limita al norte y al oeste con el mar Caribe, al este con Venezuela; al sur con el departamento del Cesar y al suroeste con el departamento del Magdalena. Su capital es el Municipio de Riohacha.

 

El peor fenómeno de El Niño en al menos 40 años, sumado a varias sequías estacionales consecutivas, se agravó en agosto de 201 por el cierre de la frontera con Venezuela, produciendo una afluencia de más de 2000 retornados a La Guajira y bajando sustancialmente las posibilidades que tienen los Wayuu de tener alimentos, combustible y medios tradicionales de subsistencia. La crisis aumentó el estrés demográfico y económico en los hogares y las comunidades, afectando el acceso al agua, el saneamiento y la higiene; valor nutricional; Seguridad alimentaria familiar; Y los medios de subsistencia.

 

 

Con este Proyecto, para el primer trimestre de 2017 las comunidades intervenidas habrán reducido la morbilidad y mortalidad infantil debido al incremento en el  acceso de agua apta para consumo humano, saneamiento, higiene y nutrición, lo que está permitiendo a niños y niñas, mejorar las oportunidades para el desarrollo de sus potencialidades. Las intervenciones nutricionales de UNICEF, que consisten en la valoración del estado nutricional de las niñas y niñas menores de 5 años, las gestantes y las mujeres en periodo de lactancia. Todos los niños detectados con desnutrición aguada recibirán tratamiento en el hogar cuando no hay complicaciones y en hospital de segundo nivel de la red de servicios cuando se detecten complicaciones o la prueba de apetito sea negativa, de igual forma todas las personas priorizadas reciben tratamiento en caso de anemia.  –Todos los menores de 5 años que no tengan desnutrición aguda y las gestantes que no tengan anemia recibirán tratamiento con micronutrientes. El proyecto tiene además un componente de desarrollo de capacidades de los cuidadores de los niños y niñas menores de 5 años con énfasis en la promoción de la lactancia materna y la introducción oportuna de la alimentación complementaria. La intervención se centra en cerca de 900 familias o 5.400 personas.

 

Las intervenciones WASH (agua, saneamiento e higiene) de UNICEF contemplan la rehabilitación de sistemas de agua, cambio de comportamiento por medio de la promoción de  prácticas clave de higiene y gestión de residuos sólidos; acciones que van acompañadas del fortalecimiento de capacidades desde el nivel comunitario (conformación de comités de agua para la operación y mantenimiento de los sistemas) y a nivel municipal y departamental. Todo lo relacionado con WASH y nutrición está estrechamente vinculado a un proyecto de seguridad alimentaria-medios de subsistencia emprendido simultáneamente por la FAO.

 

La población de La Guajira muestra fuertes contrastes en su distribución territorial donde se observan grandes vacíos y zonas poco pobladas, lo cual obedece a las condiciones áridas y semiáridas que caracterizan el territorio. En estas áreas la población dominante es la indígena; sus asentamientos están supeditados a la presencia del agua y pastos que les permite el desarrollo de sus actividades agrícolas y pastoriles de subsistencia. Se estima que en La Guajira viven más de 500.000 personas que pertenecen a varias culturas indígenas, árabe y criolla. Donde la población indígena en su mayoría pertenece a la etnia Wayúu, y representa el 44,94% del total de su población y se encuentra asentada en diez de sus quince municipios.

 

La ganadería es quizás la principal actividad productiva de la etnia Wayúu pobladora de la media y alta Guajira. Su sistema de explotación se desarrolla mediante la ganadería extensiva y el libre pastoreo. Históricamente, la posesión de ganado fue convirtiéndose paulatinamente en signo de poder y riqueza entre los pobladores Wayúu, generando y acentuando las jerarquías en esta sociedad.

 

Actualmente, las comunidades Wayúu del departamento de La Guajira atraviesan una de las crisis humanitarias más graves de los últimos años en Colombia, generada por un lado, por una sequía intensa desde el año 2011 empeorada por el Fenómeno del Niño de 2014 – 2015, que ha sido más fuerte que El Niño 1998 y uno de los más fuertes registrados en la historia; y por otro lado, una inestabilidad política con Venezuela desde 2015, que ha generado el retorno y deportación de colombianos

Los factores descritos afectan de manera directa la seguridad alimentaria de las comunidades que han generado reducción en la disponibilidad de forrajes, disminución del 50-80% del rebaño familiar, deterioro de los animales por desnutrición e ingesta de agua salina, disminución del precio de los animales hasta en un 50% debido al aumento de la oferta y a la pérdida de calidad, disminución en la producción de leche, desaparición de los sistemas agroalimentarios y pérdida de semilla local. A estos factores, hay que sumarle la actual dificultad que presentan las comunidades Wayúu para adquirir alimentos, los cuales usualmente se obtenían en mercados de Venezuela.

 

Frente a esta situación y para garantizar el agua y el alimento, los indígenas wayuu, generaron estrategias de afrontamiento, que no son resilientes para sus medios de sustento. Entre ellas se puede mencionar: Venta de animales para adquirir alimentos y proteger el rebaño restante; Alimentación a base de chicha de maíz e insuficiente por la escasez de agua; Liquidación de las semillas de las huertas que no se sembraron; Empeño de las piezas de tejido artesanal; Desescolarización de niños para apoyar la búsqueda de agua y pastoreo; Implicación de más personas por familia en la compra de alimentos en Venezuela para obtener más cantidad de rubros restringidos en su compra; Aumento de la migración y de actividades ilícitas (producción de licor clandestino, contrabando).

 

PRINCIPALES ACTIVIDADES: